¿Qué es la apertura del diafragma f en las cámaras?

diafragma

En todas las cámaras, tanto de vídeo como de fotos y también en los teléfonos viene especificado un número del tipo f/2.8, f/2 o similar. Este número indica la apertura máxima del diafragma ¿pero qué es y para qué sirve?

En las cámaras el diafragma es el encargado de abrir y cerrar la entrada de luz al sensor para que este reciba más o menos luz según las condiciones. Su funcionamiento es similar al iris del nuestros ojos. Cuando hay demasiada luz se cierra dejando un espacio más pequeño por el que entra menos luz, pero en condiciones de poca luz el iris se abre permitiendo el su paso.

Esta podríamos decir que es la función primaria pero tener el diafragma abierto o cerrado confiere a las fotografías (o vídeo) una serie de características diferentes además de la entrada de luz. Así, por ejemplo, un diafragma cerrado tiende a sacar imágenes más nítidas y la zona enfocada es mucho más amplia por eso se usa esta configuración, por ejemplo, para paisajes. Por el contrario un diafragma abierto limita la zona enfocada a una franja menor lo que permite destacar una zona de la imagen obtenida. De esta manera se consiguen planos detalle y retratos mucho más efectivos con el fondo desenfocado (el llamado bokeh).

El diafragama de las cámaras, junto con la velocidad de exposición y el ISO permiten al fotógrafo conseguir una adecuada exposición pudiendo variar los parámetros para conseguir en la escena el ambiente que desea.

Un número f mayor implica un diafragma más cerrado y viceversa, de modo que los llamados pasos de diagragma ordenados de más abierto a más cerrado son: f/2, f/2.8, f/4, f/5.6, f/8, f/11, f/16, f/22. En cada paso entra en el sensor la mitad de luz, no obstante se utlizan en muchas ocasiones pasos intermedios.

Mención especial merecen las cámaras de los teléfonos. En ellas por cuestiones de miniaturización el diafragma es fijo por lo que la apertura será siempre la máxima limitando las posibilidades creativas.