¿Por qué golpear un aparato electrónico hace a veces que vuelva a funcionar?

golpear un aparato electrónico

Todos, en alguna ocasión lo hemos hecho, hemos golpeado un aparato electrónico como la televisión, el portátil, la pantalla, la CPU, el teléfono, el secador de pelo, una radio… la lista puede sr infinita. Y en alguna ocasión, después del golpe, mágicamente, ha vuelto a funcionar. La pregunta está clara: ¿Por qué golpear un aparato electrónico hace que a veces que vuelva a funcionar?

Los motivos pueden ser varios, vamos a analizarlos uno por uno:

Malas conexiones

A veces simplemente hay algún cable suelto, una mala conexión que con la sacudida del golpe vuelve a una posición en la que hace contacto correctamente y así sigue funcionando. Es algo típico de aparatos que funcionan a pilas o baterías donde es fácil que un contacto falle.

Golpear un aparato electrónico para eliminar el polvo

El polvo es un problema en los aparatos electrónicos, especialmente en los que necesitan refrigeración. Cuando se ensucian pueden acabar sobrecalentándose y haciendo que salte el circuito de seguridad que desconecta el aparato. Lo ideal es desmontarlo y limpiarlo pero a veces con unos pequeños golpes el povo se puede desperender permitiendo que vuelva a funcionar, al menos durante un tiempo.

Ventiladores atascados

Un gran número de aparatos tienen ventiladores, ya sea para su funcionamiento (como un secador de pelo por ejemplo) o para refrigeración. Los ventiladores son sensibles y tienen la mala costumbre de atraer la suciedad y atascarse. Esto puede haecer que se el aparato se caliente demasiado y deje de funcionar. En muchas ocasiones es suficiente un pequeño golpe para desbloquearlos y que sigan funcionando, no es la solución ideal, pero puede funcionar.

Fallos intermitentes

No es algo extraño que un aparato tenga un fallo intermitente que se arregle solo pasados unos segundos, si le damos un golpe no vamos a arreglarlo, no haremos nada, pero pasará algo de tiempo, el suficiente para que siga funcionando correctamente.

No, golpear un aparato electrónico no lo arreglará, pero en ocasiones puede hacer que vuelva a funcionar durante un tiempo, además puede servir de terapia anti estrés, aunque si el golpe es demasiado fuerte puedes acabar con un problema bastante más grande que el que tenías al principio.